del vino y del buen vivir

Tarapacá recargado

La casa productora de vinos chilenos Tarapacá busca cimentar su presencia en el mercado mexicano. Eligió esta semana para hacer evidente su estrategia mediante el relanzamiento de tres vinos: sus Carménère y Cabernet Sauvignon 2012 de la línea Gran Reserva, y un blanco fermentado en barrica: el Gran Tarapacá Chardonay 2014. 

“En los últimos dos años hemos crecido en México gracias al buen trabajo que ha hecho nuestra distribuidora, La Madrileña; en ese sentido, queremos apalancarnos en el buen momento que vivimos y relanzar esta línea”, afirmó Nancy Madariaga, gerente de ventas de Tarapacá.

A la vez que estos vinos están catalogados como “premium”, según la propia vinícola chilena, tienen el atractivo del precio, accesible para la mayoría de los bolsillos: el Gran Tarapacá Chardonay 2014 no rebasa los 140 pesos en autoservicios, mientras que los varietales Carménère y Cabernet Sauvignon Gran Reserva no rebasan los 240 pesos.

La presentación y degustación corrió a cargo de Alejandra Garduño, quien calificó a estos vinos como un “terciopelo para el paladar”, ideales para maridarse con platillos populares de la cocina mexicana como alambres, cordero, fajitas, tacos al pastor, pastas y albóndigas.

En cuanto al hecho de que los vinos chilenos son baratos con respecto a sus competidores europeos, Madariaga indicó que esto no significa que no tengan calidad. “Lo barato es lo más difícil de lograr porque es donde tienes menos recursos. Y si los baratos son buenos, imagínate lo que puede haber en los segmentos superiores”, enfatizó. 

Y abundó en que “hay una percepción de que el vino chileno no está a la misma altura del español, nuestro principal competidor en México. En ese sentido, nos hace falta más difusión, mostrar a la gente que en Chile también elaboramos vinos de excelencia más allá de su precio”.

Además de sus Gran Reserva, la bodega andina cuenta en el País con las etiquetas banda negra, un varietal de Cabernet Sauvignon, y la banda azul, que es un ensamble. Por último, está el Tarapacá Plus, elaborado con uvas orgánicas y cuyo precio oscila entre los 270 y 300 pesos.

En la actualidad, Tarapacá exporta a nivel mundial más de 40 mil cajas de vino. Sus principales clientes son Brasil, Uruguay, Canadá, República Checa y México.