del vino y del buen vivir

Otro Château sucumbe a China

Golden Field, una multinacional de alimentos y bebidas de origen chino, compró esta semana la finca bordelesa Domaine de Bellair, la cual elabora el vino Château de Bel-Air, informó en una nota la revista británica Decanter. El monto de la compra, que evidencia una vez más el inconmovible interés asiático por los vinos bordeleses, no fue revelado.

La finca, de 55 hectáreas de extensión y 390 años de antigüedad, se localiza en Belvès-de-Castillon, al este de St. Emilion, en la denominación de origen (AOC) Côtes de Bordeaux. Según datos de la agencia francesa Coface, en esta zona la hectárea de tierra está valuada en aproximadamente 20 000 euros, de manera que la compra no pudo haber costado menos de un millón de euros.

Además de Château Bel-Air, Domain de Bellair produce otros vinos como Grusy-Bellair y Château La Chapelle Monrepos. Golden Field planea venderlos en China, Japón y Taiwán, a través de su red de tiendas y restaurantes, que suman más de 4 000 en Asia. Actualmente se estima de 120 a 150 los châteaux bordeleses en manos de multimillonarios o conglomerados chinos.