del vino y del buen vivir

Jerez, de la incomprensión a la veneración

Su regreso a los escaparates es silencioso y sin pausa: el jerez vuelve al ruedo con un sesgo “fashion” curioso para una bebida que parecía haber extraviado el camino. En algunas grandes ciudades como Nueva York y, más obviamente, Madrid y Barcelona, asoman los bares de jerez. Y el 12 de junio pasado un connotado grupo de chefs y sommeliers se reunió en Jerez de la Frontera para corroborar el renacimiento.

Josep Roca, “PItu”, uno de tres hermanos protagonistas de El Celler de Can Roca, así como el ex de elBulli Ferran Centelles y François Chartier fueron algunos de los sommeliers que, junto a chefs celebrities como Ángel León, Andoni Aduriz o Ricard Camarena, dedicaron la jornada a reflexionar sobre el jerez a través de ponencias y mesas redondas.  

El evento fue prólogo a la VII Final Internacional de la Copa Jerez, en la que chefs y sommeliers de siete restaurantes persiguieron el mejor maridaje con los vinos de esa denominación: Ödenturm de Alemania, Humphrey de Bélgica, Falsled Kro de Dinamarca, Casa Marcial de España, Rama de Estados Unidos, Podium onder de Dom de Utrecht, Países Bajos y The Ritz London.

Roca inauguró el evento mostrándose confiado y optimista en que estos vinos tienen "mucho por conquistar". Sostuvo que la "revolución del jerez” debe darse desde la alta gastronomía, con la que coincide en su "apuesta por la autenticidad y por las verdades". El chef Ángel León y el sommelier de su restaurante Aponiente, Juan Ruiz, destacaron por su parte el "cambio radical" de estos años, un trayecto que, dijeron, ha ido de la incomprensión a la veneración.