del vino y del buen vivir

Garzón, una bodega uruguaya singular

Rodolfo Gerschman

 

Aunque Uruguay produce vinos desde hace tiempo, su imagen vinícola internacional no rebasa parámetros de modestia, acorde con el carácter de un país que no confunde orgullo con ostentación. Tal vez por eso -y porque los uruguayos se beben el 90 por ciento de la producción nacional-, es que sus vinos son pocos conocidos fuera de sus fronteras. Al menos hasta el arribo de Garzón, una bodega peculiar que nació con la ambición de poner a Uruguay, de manera definitiva, en el mapa del planeta vino.

Garzón pertenece al empresario tal vez más rico de Argentina, Alejandro Bulgheroni, y es también el proyecto más singular del país rioplatense. Comenzando por su inversión de 85 millones de dólares y siguiendo por el sitio donde se encuentra, en el que no había viñedos hasta su llegada y tampoco ningún otro tipo de cultivo. Las bodegas uruguayas están situadas cerca de Montevideo o en la frontera con Brasil. Garzón, en cambio, está cerca de los balnearios de Punta del Este y José Ignacio.

Bulgheroni comenzó por adquirir en la zona 5 000 hectáreas, que destinó a la cría de ganado, plantaciones de olivos, nogales, almendros y... parques eólicos. Cuando descubrió en la propiedad un área de 300 hectáreas con suelo de piedra granítica y marcado por el frescor de la brisa atlántica, a apenas 18 kilómetros del mar, intuyó su vocación y decidió destinarlo al cultivo de la vid. Contrató entonces como enólogo consultor a Alberto Antonini, enólogo y socio a su vez de Altos Las Hormigas, en Argentina.

Este empresario, cuya familia hizo gran parte de su fortuna con el petróleo, está empeñado en la aplicación de energías limpias y diseñó la bodega con una arquitectura orientada a la sustentabilidad -utiliza menos agua que otras y ahorra un 40 por ciento de energía- con lo cual ha sido la primera fuera de Estados Unidos en obtener la certificación LEED. El viñedo, a su vez, está orientado a las prácticas orgánicas y la biodinámica.

Y aunque los precios de sus productos son muy accesibles, la empresa no elude el lado lujo que suele adornar al vino: un club para millonarios, al que sólo se puede acceder mediante invitación del dueño y el pago de una inscripción de 200 000 dólares. Sus miembros obtienen beneficios como elaborar etiquetas propias en las instalaciones de Garzón y en las otras bodegas de Bulgheroni, que posee también viñedos en Toscana, California, Argentina e Italia.

  

ENTREVISTA A CHRISTIAN WYLIE, DIRECTOR DE LA BODEGA GARZÓN

RG: ¿Cómo inicia el proyecto de Garzón?

CW: A fines de la década de 1990 Alejandro Bulgheroni estuvo explorando en el país proyectos agroindustriales y en 2000 compró la propiedad, que conoció por su cercanía con Punta del Este (las playas más afamadas de Uruguay), y el municipio de Garzón. Comenzó con ganadería, olivos y nueces. Entre el 2000 y 2005 estuvo haciendo relevamientos y encontró un área con suelo de granito que no era buena para otros cultivos. Contactó al enólogo Alberto Antonini, quien encontró que la brisa marina y los suelos graníticos sumaban un gran potencial para viñedos. En 2007 tomó la decisión de plantar. Al día de hoy el viñedo suma 220 hectáreas, pero se extenderá hasta las 300.

RG: ¿Cuáles son las principales cualidades de Uruguay para un proyecto vinícola?

CW: Garzón comparte la latitud sur -33.3 sur-, con las principales zonas vinícolas del hemisferio sur: Valle de Uco en Mendoza, Colchagua en Chile, Barosssa Valley en Australia. Además está en nuestro caso la brisa oceánica del Atlántico, lo que produce un clima frío muy apto para vinos finos, y el suelo granítico de 5 000 millones de años, cuando América se separó de Africa.

RG: ¿Cuáles fueron los principales desafíos que se presentaron con el nacimiento de la bodega en Uruguay?

CW: Sobre todo el de la mano de obra, pues no hay mucha población en las cercanías de Garzón. Sólo pueblitos y algunas pequeñas ciudades a 60 o 70 kilómetros. Eso hace complejo al tema porque como además no es un lugar con tradiciones vitivinícolas, no había mano de obra especializada. El otro desafío lo plantea el clima porque es atlántico, con frecuentes tormentas, y más lluvioso que en chile y Argentina. Hay que trabajar muy bien el viñedo.

Por el momento nuestra producción es sustentable, aún no orgánica, pero vamos hacia allá. El objetivo final es aplicar las prácticas biodinámicas, aunque la conversión se va a demorar por las dificultades que crean las lluvias. Para llegar a orgánico necesitas tres años de desintoxicación de la tierra. Aquí por las lluvias, que traen enfermedades al viñedo, nos demoraremos seguramente un poco más.

RG:¿Por qué la opción de plantar con diferentes orientaciones? ¿la idea fue experimentar o viene de un análisis del terroir?

CW: Se hizo para respetar el lugar, plantando en cada una de las caras de las lomas  y buscando en ellas los efectos del clima sobre las uvas, de la manera mas natural posible, con los efectos de iluminación solar y la brisa marina. Eso ha dado como resultado la división en 1 100 parcelas. Así logras más diversidad y complejidad en el vino que con una sola orientación. Por ejemplo las plantas del Albariño Single Vineyard están orientadas hacia el sur y de frente a la brisa.  Las de Tannat están en orientación norte.

RG:¿Por qué el uso de acero y concreto a la vez en los tanques de fermentación?

CW: El cemento permite microoxigenación y manejos mas suave de la temperatura, lo cual  mejora a a vez los resultados con levaduras nativas. La línea de los state fermenta en acero. Los reserva en los tanques de concreto cúbicos y en los forma de huevo los single vineyard.

RG:¿Cuáles son las metas de producción?

CW: Tenemos 220 hectáreas plantadas. La idea es llegar a tener 300 y producir 250 mil cajas de 12 botellas. Actualmente estamos en la mitad.

RG: ¿Cuánto se consume en Uruguay y cuánto va a la exportación?

CW: En Uruguay lo usual es que el 90 por ciento se consuma en el país. Pero por el carácter sofisticado de nuestros vinos, dos tercios de la producción se exporta. Nuestros mercados principales son EEUU, Brasil e Inglaterra.

RG:¿Es en realidad la tannat la uva más apropiada para los climas y suelos de Uruguay o se trata más bien de un símbolo nacional?

CW: Es la que mejores resultados ha dado, aunque de Garzón las cepas Cabernet Franc, Marcelan y Pinot Noir también se dan muy bien. Lo fabuloso es que con un viñedo joven, los Decanter Awards le han dado al Albariño Medalla Platino y mejor blanco de Sudamérica, y al Tannat Single Vineyard mejor tinto de Sudamérica, también con Medalla Platino. Estos premios se darán a conocer el 5 de junio. El viñedo de Tannat tiene solo 6 años y la calidad del  2016 es fabulosa. Cada año la calidad nos sorprende más. Si con plantas tan jóvenes obtenemos estos vinos, quiere decir que el potencial es inmenso.  

RG:¿La bodega costó 85 millones de dólares?

CW: La planta se ha hecho con un cuidado tremendo. Bulgheroni va al menos una vez por semana; es ingeniero y ha estado detrás de cada detalle de la construcción. Sus instalaciones han obtenido la certificación LEED Leadership in Energy & Environmental Design, un sistema creado por la US Green Building Council de Estados Unidos. Comporta un conjunto de estrategias encaminadas a la sostenibilidad en las construcciones. Se está ahorrando un 40 por ciento de energía, que en parte ya es eólica. Hay un molino y se están construyendo más.

 

ENTREVISTA A ALBERTO ANTONINI, ENÓLOGO CONSULTOR DE LA BODEGA GARZÓN

RG: ¿Cuando comenzaste a trabajar con el proyecto de Garzón?

AA: Desde el 1 de abril de 2007

 

RG:¿Cuáles son las principales cualidades de Uruguay para un proyecto vinícola?

AA: Mucha biodiversidad, típica del clima atlántico. Interesante por su brisa refrescante y los suelos graníticos en el caso de Garzon.

 

RG:¿Cuáles fueron tus impresiones cuando comenzaste en Uruguay, teniendo en cuenta tu experiencia en otros climas y suelos?

AA: El terruño me pareció apto para hacer vinos complejos y con energía, frescor y voltaje

 

RG: ¿Por qué la opción de plantar con diferentes orientaciones?

AA: Siempre es muy interesante tener sobre la mesa vinos que vienen de diferentes microterruños para que se complementen entre ellos en los cortes. Y también me gustó plantar de una forma poco invasiva, respetando las distintas orientaciones, sin cambiar nada de lo que encontré en Garzón. 

 

RG: ¿Por qué el uso de acero y concreto a la vez en los tanques de fermentación?

AA: Hormigón y roble son materiales interesantes para producir vinos de alta gama; tienen porosidad y permiten a la microbiologia que trae la uva al tanque un buen desarrollo, vivir en estos contenedores y contribuir a la complejidad y carácter del vino. El acero lo utilizamos para los vinos varietales

 

RG: ¿Por qué crees que Alejandro Bulgheroni te eligió como enólogo consultor?

AA: Lo conocí por medio de Carlos Pulenta, productor importante de Mendoza, con el cual trabajo desde el 2002 y amigo de Bulgheroni. Empecé con él en Garzón y hoy soy consultor de muchos de sus proyectos vitivinícolas en todo el mundo.

 

RG: ¿El viñedo está certificado como orgánico? ¿Se interesan en la biodinámica?

AA: Estamos encaminados hacia el orgánico y ya el suelo se maneja sin productos químicos industriales. También en el control de las enfermedades estamos cerca de ser orgánicos, pero queremos hacerlo de a poco porque el clima atlántico es bastante húmedo y lluvioso, así que toma tiempo lograr experiencia y eficiencia suficientes para ser exitosos. La mayoría de los proyectos de Bulgheroni en el mundo son orgánicos y biodinámicos.

 

RG: ¿Es realmente la tannat la uva más apropiada para los climas y suelos de Uruguay?

AA: La Tannat de Garzón se da muy bien gracias a los suelos pedregosos de muy buen drenaje y la cercanía con el océano Atlántico, con su brisa refrescante. Además los minerales del "balasto", como se le llama al suelo granítico en Garzón, contribuyen a entregar a la Tannat un nervio y una tensión que junto a la textura de los taninos y a la jugosidad lo hacen un vino al cual le veo mucho futuro, no solamente en los mercados locales sino en los internacionales.

 

RG:¿Por que la elección de la Albariño en blancos?

AA: Las condiciones ambientales de Garzón son muy parecidas en termino de suelo y clima a las de Galicia, que es la casa de la Albariño, y eso fue la fuente de inspiración de esta decisión.

 

 

Vinos de Garzón que se encuentran actualmente en México (precios en tiendas La Europea)

 

Blancos

Pinot Griggio Garzón Estate $ 199.00

Albariño Reserva $ 291.00

Tintos

Tannat Garzón Estate $ 199.00

Tannat Reserva $ 291.00

Tannat Single Estate $ 567.00