del vino y del buen vivir

El regreso de Aguascalientes

Sobre el fin de julio fue anunciada formalmente la creación del Consorcio Vitivinícola de Aguascalientes (Covia). La ceremonia tuvo lugar en la Cava Pedro Domecq, una casona que esa empresa cedió en comodato al gobierno del estado. En la flamante asociación revistan productores cuyo propósito es hacer patente el renacimiento de una región que hace 40 años destacó en el escenario de los vinos nacionales.  

La organización nace con un fuerte respaldo oficial, algo que se hizo evidente durante el acto en la presencia del gobernador Carlos Lozano de la Torre y de otros funcionarios estatales como los secretarios Alejandro Ponce (Turismo) y Raúl Landeros (Desarrollo Económico).

La presidenta del consorcio, Yurisol Romano, propietaria de la bodega Renacimiento, compartió estrado con Oscar de la Parra, presidente de la Cámara de industriales del estado y de la bodega De la Parra. En un breve discurso resaltó, entre sus objetivos, el de contribuir a la identidad del vino de la región y a su presencia como tal en los mercados de exportación.

“El objetivo de Covia, dijo a CATADORES, “es reunir a los productores, crear sinergia entre nosotros, dar a conocer la región, contribuir al posicionamiento del vino de Aguascalientes y, a la vez, gestionar apoyos para su expansión”. El posicionamiento a nivel local, nacional e internacional de la vitivinicultura regional, añadió, es parte de una labor más amplia de posicionamiento del Estado.

También puso énfasis en la necesidad de buscar el apoyo de los restauranteros del estado a fin de caminar juntos en el desarrollo de la gastronomía aguascalentense. El Consorcio está integrado hasta ahora por las bodegas Renacimiento, Hasen, Origen, Hacienda de letras, De la Parra, Altavista y Agrocultivos San Juan, pero “nuestro objetivo es integrar a todos los productores, que son 11 actualmente”, acotó Romano.

“La idea”, añadió, “viene ya de hace un buen rato. Pudo plasmarse gracias al empujón del Gobernador Lozano de la Torre, que consiguió los recursos para darle forma como consorcio para exportar”. Carlos Lara, gerente de Hacienda de Letras, señaló a su vez que esos recursos habrán de invertirse en “capacitación, viajes, marketing, certificación, plan de exportación, registros de marca, envío de muestras, en fin, todo lo que comporta ampliar nuestra presencia en el país y el mundo”.

La nueva etapa vinícola inició hace menos de 10 años con unas pocas bodegas, entre las que destacó rápidamente Santa Elena por su propuesta renovadora, que fue estímulo para otros empresarios. Actualmente, indicó Romano, hay 1 500 hectáreas de viñedos en el estado, de las cuales 300 están dedicadas a la elaboración de vino y el resto es para uva de mesa. Es una cantidad significativa aunque magra si se la compara con las 13 000 hectáreas de hace 40 años, testimonio de una vocación ahora latente.

Renacimiento, cuyo proyecto arrancó en 2010, es parte de la nueva generación de bodegas. Éstas se apoyaron inicialmente en expertos de otras regiones, como los enólogos Joaquín Madero y Hugo d’Acosta o el agrónomo Trinidad Jiménez. Ahora están recurriendo también a profesionales extranjeros, como en el caso de Hacienda de Letras con Maricarmen Rivero o Santa Elena con Aurelio García Herraiz, ambos españoles.

Actualmente sólo una parte de las bodegas –Santa Elena, De la Parra y Hacienda de Letras- cuentan con instalaciones para vinificar. Las demás, por el momento, le rentan las instalaciones donde elaboran sus vinos a Santa Elena, tal vez el emprendimiento más importante en la actualidad junto a Hacienda de Letras –cuentan, respectivamente, con 34 y 75 hectáreas destinadas a la producción de uva para vino-.

Próximamente, indicó Pablo Alonso Pérez, gerente de Santa Elena y de Bodegas Origen, habrá de inaugurarse, con equipos de última generación, el Taller del Vino en el Tecnológico del Norte de Aguascalientes, el cual brindará espacio para que diversos proyectos elaboren allí sus vinos y a los viticultores para que vendan sus uvas cuando lo necesiten.

Será –refrenda Yurisol Romano– un centro de formación y elaboración de vinos, del cual deberían emerger más bodegas y una nueva generación de profesionales. Apenas inaugurado, Covia promete ser un importante aliciente para nuevos proyectos y el crecimiento vinícola del estado.