del vino y del buen vivir

California se concentra

Una ola de compras de bodegas inunda California. La bodega Williams Selyem anunció esta semana la compra de Saitone, un viñedo de 13 hectáreas en el condado de Sonoma que data de 1895, hogar de algunas de las parras más antiguas del estado. señaló la revista británica Decanter, incluyendo al menos 5 hectáreas de un Zinfandel de más de 121 años de edad.

La vinícola Sea Smoke, añade la revista, adquirió también esta semana Rita’s Crown, en el condado de Santa Barbara, plantado en 2007. Consta de casi 25 hectáreas de alta densidad de Pinot Noir y Chardonnay.

Pero eso no es todo, ya que a principios de agosto la vinícola boutique Kosta Browne adquirió los viñedos de Cerise, en el Valle de Anderson. La propiedad incluye los viñedos de Demuth y Knez, plantados principalmente con Pinot Noir y Chardonnay. Su extensión es de más de 23.5 hectáreas.

Esta serie de transacciones, preceden a otra operación significativa realizada durante el mes de julio: la adquisición por parte de la bodega del célebre Paul Hobbs de las 17 hectáreas de viñedos de Goldrock Ridge Vineyard, ubicados en la llamada “Genuina Costa de Sonoma”, cerca de Annapolis.

Decanter comenta que esta clase de viñedos, además de valorizarse con el tiempo, garantizan un suministro de uva de primera calidad en un mercado cada vez más competitivo, sobre todo para aquellos enólogos que exigen el máximo control en las prácticas agrícolas.

Advierte, sin embargo, que vinícolas pequeñas y de reciente creación están preocupadas por estas adquisiciones, pues no poseen viñedos propios y, en consecuencia, tienen que comprar uva a otras bodegas. En un mercado crecientemente concentrado, les resultará más difícil conseguir la materia prima y ésta, posiblemente, subirá de precio.