del vino y del buen vivir

BURDEOS 2015, EL CIELO POR LOS CIELOS

Elogiada por la crítica y juzgada como “excepcional”, la cosecha 2015 de Burdeos está registrando espectaculares aumentos de precios de hasta 60 por ciento, informó la agencia de noticias AFP.

El extraordinario incremento, sin embargo, es válido sólo para los vinos de mayor linaje de esta región francesa. Los precios de venta al público de los Premiers Grands Crus, según la clasificación de 1855, se sitúan en torno a los 600 dólares (alrededor de 12 000 pesos mexicanos), es decir, un aumento de casi el 60 por ciento en relación al año anterior.

Thomas Hébrard, un comprador de vino local y fundador de la empresa U'Wine, declaró a AFP que “no se debe concluir que todos los vinos de Burdeos son desmesuradamente caros". Dada su excepcionalidad, agregó, la cosecha 2015 "merecía un ajuste en relación al 2014".

Enfrentado a las críticas de algunos medios especializados en relación a los desmesurados costos de algunos vinos, Hébrard dijo en descargo de los Grands Crus que los mayores aumentos fueron para unas cuantas “marcas de lujo”, ambicionadas por las “mayores fortunas" del mundo.

El resto de las etiquetas, en efecto, tuvieron alzas menos escandalosas, que van del 5 al 35 por ciento. Los segundos Crus de la zona del Médoc, por ejemplo, aumentaron 30 por ciento en promedio, mientras que los terceros, cuartos y quintos un 20. En Saint-Émilion el esquema fue similar: los Grands Crus “A” subieron un 40 por ciento, los “B” 36 por ciento y los Grand Cru “a secas”, 21.

En Graves, a su vez, el incremento fue del 36 por ciento para los tintos y de 8 para los blancos. Pomerol fue la única denominación que se benefició en conjunto del "efecto añada" y de las notas entusiastas de la prensa especializada: los precios de esta pequeña y excepcional región se elevaron entre 40 y 50 por ciento.

Las cuatro añadas anteriores, del 2011 al 2014, fueron calificadas simplemente como “buenas” por la crítica. La 2015, en cambio, ya es anunciada como de “gran guarda” y sus precios emparejan las cifras récords de las emblemáticas cosechas 2009 y 2010.

La AFP destacó que las degustaciones “en primeur” de este año se llevaron a cabo sin el influyente experto estadounidense Robert Parker, quien ha dejado de escribir sobre la región. Con esto quedó atrás el “efecto Parker”, cuyas notas determinaron durante 30 años los precios de las botellas bordelesas.